Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 15
    Junio
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    La teoría del ADN franquista para explicar la corrupción del P

    La corrupción según el último barómetro del CIS, el correspondiente al mes de mayo, en el que ha aumentado 12 puntos el porcentaje de ciudadanos que colocan a la corrupción en el segundo problema del país (54’3%), tras el paro. Además se ha erigido en el tema estrella de programas televisivos como “El Intermedio”, o de novelistas como Ferran Torrent (Individus com nosaltres) o Rafael Chirbes (En la orilla). En Ontinyent, gracias a que el PP solo gobernó dos años, en minoría, (de 1999 a 2001) y de 2007 a 2011, con mayoría, puede decirse que la “taca d’oli” autonómica, de la corrupción del PP, apenas le salpicó. Otro cantar son los agravios o los 5000 millones de pesetas, de los años 90, que el hábil e impune trepador E. Zaplana, le escamoteó a parte del empresariado de Ateval de esta comarca, para su castillo de naipes de Terra Mítica. La corrupción se ha convertido en el santo y seña del ADN político del PP.

    Sorprende, al repasar el libro “Ontinyent 1839-1969”, escrito recientemente por el profesor e investigador en historia de la Universidad de València, Antonio Calzado, encontrar un capitulo: “Los costes sociales de la autarquía”, entre los que señala  “el estraperlo y la corrupción”, donde refresca la memoria histórica y nos lleva a las raíces de la vigente gangrena nacional. Un hecho de los relatados, que asimismo ha venido siendo “vox populi”, atañe al primer alcalde de Ontinyent, tras el triunfo del golpe militar de Franco, Luis Mompó. El mismo, y pese a su exacerbado catolicismo, bajo cuyo mandato se realizaron los 13 fusilamientos de diciembre de 1939 en la tapia del cementerio municipal, tras apremiar, sediento de sangre local, a las autoridades militares de la época, para que llevasen a cabo su ejecución. Mompó presidia el gobierno de la ciudad cuando dieron comienzo las obras del actual puente  de Santa María, y que, “por falta de material”, llegarían a estar suspendidas durante siete años. Simultáneamente levantó unas naves textiles, donde hoy se ubica Mercadona del barrio del Llombo. Sin embargo a la población no le pasó desapercibida la curvilínea techumbre  de la nueva fábrica de Mompó, cuyas formas emulaban las del atascado puente, cuya construcción había sido suspendida. En tiempo de máxima represión y de falta de libertad de expresión, no se registró ninguna denuncia por tales sospechas. En aquella España del miedo, como dice A. Calzado, les fue bien a “los medianos y grandes propietarios agrícolas, y a los industriales más poderosos. La dictadura les compensó con una enorme acumulación de beneficios”. Cabe señalar que aquel subidón de ganancias coincidió con unos años de hambre, de “pa groc”, y desabastecimiento. Los más viejos del lugar aún recuerdan a aquellas mujeres ontinyentinas que viajaban hasta Carcaixent, para comprar arroz y esconderlo en sus grandes bolsillos, que cosían bajo las anchas faldas, para no ser interceptadas por la Guardia Civil, y así proveer a sus  familias. Extrapolando ese súbito incremento de riqueza, tenemos que las grandes fortunas, de ahora, han doblado sus beneficios, según los indicadores, en el transcurso de la última década, marcada por la crisis, la del desempleo, los recortes o la precarización laboral.

    Cuando vemos la infinidad de  tramas corruptas, capitaneadas por mayoría absoluta por el PP, habremos de convenir que este país precisa, y con urgencia, que se desarrolle  y demuestre la teoría científica sobre el origen de las actuales evidencias de corrupción en el PP. Según la cual, esa perversión que capitanea sin complejos el PP, echa raíces en  el  franquismo. Un ADN que parece haber permanecido inalterable, según apuntan todos los indicios. Transmitiéndose de hijos a nietos, que son los que, mayormente, nutren al PP. Porque como cantaba, ya en 1977, el alcoiano Ovidi Montllor, “Aquell que anava d'ocre, ara va de groc. Canvia poc”.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook